Con Piedra Ibarra CNDH no será alcahuete del régimen

Con Piedra Ibarra CNDH no será alcahuete del régimen
Presidencia
Tipografía

El presidente Andrés Manuel López Obrador se dijo contento con la designación de Rosario Piedra Ibarra como nueva titular de la Comisión Nacional de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) y confió que en esta nueva etapa se profundizará en las investigaciones para que haya justicia.

Al preguntarle sobre este tema en su conferencia de prensa matutina, aseveró que la llegada de Piedra Ibarra abre la posibilidad de que la CNDH “deje de ser una pantalla, un organismo alcahuete del régimen y se profundice en las investigaciones, se acabe con la impunidad y se le dé una respuesta a los familiares de las víctimas”.

“Sí estoy contento con esta decisión”, expresó y señaló que es normal que los conservadores “quisieran tener ahí a gente disciplinada, a modo, como ha sucedido en todo el periodo neoliberal, puro experto, que se distinguía por cobrar bastante por su especialidad, pero al mismo tiempo siempre guardaban un silencio cómplice, encubrían, nada se sabía, a nadie se castigaba”.

Al aclarar que no quiere la desaparición de instancias como el Instituto Nacional Electoral (INE), el Tribunal Electoral federal o el Instituto Nacional de Transparencia, López Obrador sostuvo que éstos organismos, “ineficientes por decir lo menos”, se han hecho de la vista gorda y encima de eso cuestan mucho dinero al pueblo.

NO ME CONFRONTARÉ CON TRUMP

Por otro lado, aseguró que no se confrontará con su homólogo estadounidense, Donald Trump, por la estrategia contra los cárteles del narcotráfico, que busca emprender ese país.

Reconoció que el diálogo con el presidente de Estados Unido se ha basado en el respeto y en ese sentido, Trump ha manifestado su deseo de ayudar al país en su lucha contra el crimen sin violar la soberanía de México.

"Quiero comentar también que la actitud del presidente Trump ha sido muy respetuosa, lo reconozco, porque me ha hablado en los dos casos, en lo de Culiacán y en los lamentables sucesos de Sonora, para ofrecer ayuda y siempre señalando que depende de lo que nosotros determinemos, eso es importante", aseveró.

Consideró que hay quienes quieren que exista una confrontación con el país vecino; “para que haya pleito cuando menos se necesita dos, uno no puede pelearse o buscar pleito".

Respecto a la propuesta de legisladores estadounidenses de que el narcotráfico sea perseguido como una actividad terrorista, López Obrador dijo que respeta su opinión.

No obstante, señaló “nosotros tenemos una postura acorde con los principios constitucionales y eso estamos haciendo, sin balandronadas solo recordar que somos un país libre independiente y soberano, y somos respetuosos de la soberanía de otros países, no opinamos de lo que deben hacer en otros países porque no queremos que haya injerencismo de ningún gobierno extranjero”.

Al ser cuestionado sobre las declaraciones de Juliana LeBaerón, quien ayer dijo que el ataque contra miembros de su familia no fue una confusión entre carteles del narcotráfico, sino una agresión directa, el presidente indicó que se cuenta con un grupo de investigación que indaga los hechos, por lo que cualquier hipótesis respecto a que pudo derivar el crimen será analizada.

"Hay un equipo que se ha integrado para la investigación, para indagar los hechos, desde luego para hacer justicia y se están manejando todas las hipótesis, no se descarta nada”.

"Fue una declaración de ayer, de uno de los familiares de las víctimas y esto se toma en consideración y todo lo que pueda ayudar a esclarecer los hechos, pero ese es un equipo profesional que está a cargo de esta investigación", señaló.

DESCARTA DIÁLOGO

López Obrador descartó que su gobierno vaya a dialogar con grupos del crimen organizado, ya que su estrategia integral, que tiene como eje atender las causas de la violencia e inseguridad, busca que los grupos criminales se queden sin una base social.

Explicó que su plan para pacificar al país consiste en garantizar el bienestar de la población, que se erradique la corrupción y se combata el uso de drogas entre los jóvenes, además de evitar la impunidad.

Al ser cuestionado sobre cómo se puede convencer a los narcotráficantes de cambiar su postura en la Cuarta Transformación y si habrá un diálogo con ellos, López Obrador dijo que "no se está planteando eso", sino que lo que se busca es que se queden solos, sin bases sociales.

"Nosotros tenemos una estrategia para la paz, consiste, primero, en garantizar el bienestar de la población, incluye que no haya corrupción, que no se asocie la autoridad con la delincuencia, que actuemos de manera coordinada todos los que tenemos responsabilidad en garantizar la paz.

"Que se busque más presencia de agentes de la Guardia Nacional en el territorio, que se combata el consumo de drogas, para eso la campaña contra las adicciones, y que se fortalezcan valores en lo cultural, moral y espiritual, todo esto es parte de esta estrategia", enfatizó.

En este marco, el presidente López Obrador dijo que los recientes hechos de violencia en Sinaloa y en los límites de Chihuahua y Sonora serán esclarecidos ya que su administración no tiene pactos con grupos del narcotráfico o políticos.

Últimas Noticias

Sidebar - Interiores - Microsoft