Pese a toda calamidad, México saldrá adelante: AMLO

Pese a toda calamidad, México saldrá adelante: AMLO
Presidencia
Tipografía

Al rendir su primer informe de actividades por los 100 días de su segundo año de gobierno, el presidente Andrés Manuel López Obrador expresó su reconocimiento y solidaridad a los mexicanos que con sacrificios están haciendo frente a los efectos de la pandemia de COVID-19 en el país y afirmó que pese a todos, México saldrá adelante.

"Les anticipo que a pesar de los pesares saldremos adelante, porque son más nuestras fortalezas como nación que las debilidades o flaquezas. No olvidemos que la cultura de nuestro pueblo, que no es tan intangible como suele pensarse, siempre nos ha salvado y nos ha permitido reponernos de terremotos, huracanes, inundaciones, epidemias, tiranías, malos gobiernos y de la corrupción, que ha sido la más trágica y funesta de las pestes y calamidades de México", afirmó el desde el Patio de Honor de Palacio Nacional.

El mandatario federal aprovechó esta ocasión para enviar sus condolencias a las familias que han perdido a un ser querido por esta enfermedad y señaló que su gobierno está trabajando para que el país recobre la normalidad a la brevedad.

"Ciudadanos, rindo este informe trimestral en medio de la incertidumbre por los estragos del coronavirus a la salud, a la economía y al bienestar de nuestros pueblo. Antes que nada expreso mi reconocimiento y solidaridad a todos los mexicanos que con mucho sacrifico se han sumado a las medidas de prevención recomendadas por la Secretaría de Salud, en particular, expreso mis condolencias a las familias de quienes han enfermado o perdido a seres queridos en esta contingencia", dijo.

El Ejecutivo federal fue enfático en señalar que los mexicanos saldrán adelante de la crisis actual ya que, como en tiempos remotos, la cultura que prevalece y la familia son referentes y puntos fundamentales de la supervivencia nacional.

presidencia pese calamidad saldra adelante amlo b

SIGUE EN MARCHA

Ratificó que sigue en marcha la construcción del aeropuerto de Santa Lucía, la rehabilitación de las refinerías en el país, así como la refinería en Dos Bocas, Tabasco.

Dijo que ahora que cayó el precio del crudo aumentará la producción de gasolinas, para lo cual destinarán 400 mil barriles diarios adicionales para no malbaratar el petróleo de exportación y bajar la compra de combustibles en el extranjero, en tanto Pemex dispondrá de un recurso extra de 65 mil millones de pesos porque se reducirá su carga fiscal.

“La Comisión Federal de Electricidad cuenta con financiamiento suficiente para construir las plantas termoeléctricas que se necesitan en la Península de Yucatán, en Baja California Sur y en otras regiones del país. Está asegurado en todo el territorio nacional el abasto de energía eléctrica”, expuso en su mensaje en Palacio Nacional.

Dijo además que ya inició la modernización y ampliación del ferrocarril del Istmo y de los puertos de Salina Cruz y Coatzacoalcos.

En cuanto al Tren Maya, precisó que el próximo 30 de abril se firmará el contrato de obra del primer tramo, y en mayo se acordará la construcción de cuatro tramos más, y solo quedará pendiente para 2022 unos 485 kilómetros que se construirán con la participación de los ingenieros militares, una vez que terminen el aeropuerto de Santa Lucía.

López Obrador señaló que aun con la depreciación del peso por la crisis sanitaria, se hará lo imposible para mantener el compromiso de no aumentar la deuda pública en términos reales, y que no aumentarán los impuestos ni se crearán nuevos, y se cumplirá el compromiso de devolver lo más rápido posible el saldo favorable del IVA a los contribuyentes.

NO AUMENTARÁ LA DEUDA PUBLICA

Dijo que “estamos haciendo hasta lo imposible para mantener el compromiso de no aumentar la deuda pública”.

Explicó que aun con la depreciación del peso, estimada en más de 23 por ciento de lo que va del gobierno por la crisis del coronavirus COVID-19 y los efectos en la economía mundial, se hará “lo imposible” para no incrementar la deuda.

Recordó que en lo que va del sexenio, “no hemos aumentado la deuda pública en términos reales”, y contestando a sus más acérrimos críticos que sugieren que el gobierno tome deuda o deje atrás los proyectos insignia, dijo que en cambio sigue en marcha la construcción del aeropuerto de Santa Lucia "Felipe Ángeles", la rehabilitación de las seis refinerías y la construcción de la refinería Dos Bocas Paraíso, Tabasco.

SE APRETARÁ EL CINTURON

Afirmó que para reactivar la economía, sin aumentar impuestos, sin decretar gasolinazos, se recurrirá al Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios (FEIP), además de que, a diferencia de otros años, ahora el gobierno se apretará el cinturón.

Dijo que “se reiniciará pronto la recuperación económica” a través de la fórmula que es “aumentar la inversión pública destinada a la creación de empleos y a otorgar créditos a pequeñas empresas familiares y a quienes se buscan la vida como pueden día con día, no los vamos a dejar en el desamparo”.

Aseguró que para ello, "se recurrirá a los ahorros del Fondo de Estabilización y los recursos que se mantenían guardados en los fideicomisos, también nos apoyaremos en la Banca de Desarrollo, pero sobre todo se seguirá con la misma política de liberar recursos porque continuará incluso con mayor rigor el plan de austeridad republicana”.

A diferencia de otros años, cuando se le pedía al pueblo fajarse el cinturón, ahora es el gobierno el que se está apretando el cinturón, terminando de borrar, de desaparecer y desterrar la corrupción, acabando con lujos y ostentaciones para reducir el costo del gobierno a la sociedad y seguir regenerando la vida pública”.

“En esta crisis, subrayo transitoria, a cada quien le toca hacer su parte, de manera específica informo que hecho una consulta y hay un consenso por lo que se bajarán los sueldos de los altos funcionarios públicos y se eliminarán los aguinaldos desde el cargo de subdirectores hasta el presidente de la República y se reducirán los gastos de publicidad del gobierno”.

Además dijo que se reducen la partida de viáticos y los gastos de operación y se ahorrará más en compras a proveedores y en los costos de obras públicas que se contratan con empresas constructoras o de servicios, también dispondremos de recursos porque se intensificará la enajenación de bienes mal habidos a la delincuencia común y a la delincuencia de cuello largo, bienes que serán liquidados mediante subastas o rifas organizadas por el Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado”.

Y concluyó que no habrá despidos de trabajadores al servicio del Estado, en ningún nivel, pero advirtió que “se demandará más eficiencia, más entrega y más espíritu de servicio; mayor austeridad y honestidad total”.