El tráfico aéreo crecerá en los siguientes años: López Obrador

El tráfico aéreo crecerá en los siguientes años: López Obrador
Presidencia
Tipografía

El presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, aseguró que el tema de la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) se resolverá de acuerdo a lo que más le convenga al país, y será la población la que decida su futuro.

En un video publicado en sus redes sociales, López Obrador aclaró que aunque la construcción de la terminal aérea se resuelva en un sentido u otro (lago de Texcoco o Base Aérea de Santa Lucía): "Hay que atender el problema de la saturación" en el actual Aeropuerto Internacional Benito Juárez de la Ciudad de México.

Explicó que pase lo que pase, es necesario atender el problema de saturación del actual aeropuerto, porque si una solución o la otra nos lleva tres, cuatro, seis años, irá creciendo el tráfico aéreo y no se podría atender la demanda en la terminal capitalina.

Dijo que en este caso se tendría que habilitar el aeropuerto de Toluca, quizá el de Puebla y Morelos, y si se opta por Santa Lucía, se iniciaría pronto la construcción de una o dos pistas, para rápidamente resolver el problema de la saturación del tráfico aéreo en la Ciudad de México.

El presidente electo aseveró que desde hace algunos años, cuando iba a iniciar la construcción del nuevo aeropuerto en el lago de Texcoco, una empresa que se conoce como OAS, que tiene que ver con aviación, espacio aéreo y estudios de ese tipo, declaró que era posible mantener el actual aeropuerto y utilizar la Base Aérea de Santa Lucía, es decir, que podían operar los dos sin problemas de interferencia en el espacio aéreo.

A través de un video publicado en su página de Facebook, precisó que hay un dictamen en ese sentido y leyó un párrafo:

"La Base Aérea de Santa Lucía se encuentra a 36 kilómetros aproximadamente del Aeropuerto Internacional Benito Juárez de la Ciudad de México, distancia que se reduciría si lo que medimos es la separación de sus espacios aéreos”.

"Es una zona despejada, con buena climatología local, con características mecánicas del terreno que no parecen tener especiales condiciones críticas y dispone de espacio para crecer, en principio de manera moderada. Las trayectorias principales de operación son compatibles entre ambos aeropuertos", señaló.

Expuso que de acuerdo con la información que le presentó la víspera el próximo secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, también se podría "resolver el problema hacia 20-30 años a futuro" y adelantó que estos datos se complementarán con un estudio que entregarán especialistas franceses el próximo lunes.

López Obrador aclaró que seguirá siendo objetivo en todo y actuará con imparcialidad; la intención, explicó, es compartir la información con los ciudadanos, para que decidan con libertad y se haga lo que mejor convenga al interés general.

Detalló que Jiménez Espriú le dio a conocer la existencia de una campaña en favor del Nuevo Aeropuerto Internacional de México, la cual ya fue cancelada desde la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) de la actual administración. Radio, televisión y prensa escrita recibieron la orden de parar los anuncios y el aeropuerto dejó de transmitir los spots respectivos.

Por otro lado, comentó que se enteró del presunto cese del jefe de la Fuerza Aérea Mexicana por dar información a Javier Jiménez Espriú sobre la Base Militar de Santa Lucía.

"No sé si fue al comandante, general de la Fuerza Aérea o al encargado de la base militar, si esto fue así, le ofrezco al general cesado injustamente que lo vamos a volver a poner en su cargo, porque eso es una injusticia, no puede haber represalias de ese tipo", subrayó.

El presidente electo resaltó que el avance del aeropuerto en el lago de Texcoco es apenas de 20 por ciento, no de 35 por ciento como había anunciado, y ahora están solicitando 88 mil millones de pesos del presupuesto público, y "nosotros no podríamos financiar eso".

Indicó que en su equipo se sabía que era autofinanciado, que se podía concesionar y no requería dinero del presupuesto de todos los mexicanos y ahora resulta que sí.

Manifestó que hay empresarios, como Carlos Slim y otros, que tienen obras en el aeropuerto de Texcoco, inversiones, que plantean que se puede terminar el aeropuerto con un costo menor si se compran materiales en México, si se fortalece el mercado interno.

Si se pueden hacer cargo sin que se utilicen recursos del presupuesto, en ese caso sí podríamos considerar la posibilidad de continuar con la construcción en Texcoco y no cancelar la obra, precisó, y cuestionó sobre el tiempo de conclusión del aeropuerto, porque "si nos va bien, sería en 2024".

El presidente electo convocó a todos los mexicanos a resolver sobre este asunto y pidió a los medios de comunicación que lo sigan ayudando para que todo el mundo se entere y se resuelva de la mejor manera posible.

Anunció que el próximo jueves convocará a una conferencia de prensa para dar información puntual sobre el nuevo aeropuerto, a fin de contar con elementos suficientes que permitan a la población decidir en la consulta respectiva.

Últimas Noticias

Sidebar - Interiores - Microsoft