La inseguridad, el mayor reto de AMLO

La inseguridad, el mayor reto de AMLO
Desde el Balcón
Tipografía

Después de afirmar que los personajes de la vida política que incurrieron en corrupción en tiempos pasados serán perdonados y que a partir de su mandato será borrón  y cuenta nueva,  el mayor reto que enfrentará el presidente Andrés Manuel López Obrador a partir de este sábado 1 de diciembre, será el combate a la inseguridad que azota al país.

López Obrador está traicionando a su palabra cuando en campaña afirmó abiertamente que habría de castigar a los corruptos, a los que han lastimado a México a través de los años, robando y desviando recursos.

Sin embargo, el político tabasqueño dijo a unos días de su toma de posesión que “no habría que empantanarse en perseguir a presuntos corruptos”.

De esta manera estaría perdonando a Emilio Lozoya el ex director de Pemex quien habría recibido 10 millones de dólares de la compañía brasileña Odebrech de soborno a cambio de otorgarle contratos.

A César Duarte, el ex gobernador de Chihuahua, que anda en “salto de mata”, con más de 10 órdenes de aprensión por desvío de recursos y lavado de dinero; otro más en la lista es el ex gobernador de Coahuila, Humberto Moreira acusado de peculado y desvíos.

La lista es larga, y también debemos incluir a Gerardo Ruiz Esparza (hoy todavía secretario de Comunicaciones) por otorgar megacontratos, además de ser cómplice en el socavón de Morelos que causó un muerto.

López Obrador afirmó al anunciar su Plan Nacional de Paz y Seguridad, que recurriría a las mejores herramientas para contener la ola de violencia que vive el país (28 mil asesinatos solamente este agonizante año).

Para ello, en la Cámara de Diputados ya aprobaron la Guardia Nacional (integrada por miembros del Ejército, Marina, Fuerza Área y Policía Federal) y está pendiente la legalización de las drogas, que podrían ayudar a concretar esta meta.

En el país hay tráfico de drogas, desapariciones, ejecuciones extrajudiciales, feminicidios, trata de persona, tráfico de migrantes, secuestros, desplazamiento forzado, entre otros muchos delitos.

El equipo de seguridad también está buscando que el nuevo gobierno garantice el empleo, la educación y salud.

Esperamos que el nuevo gobierno a partir de este sábado tome las mejores medidas en protección a los migrantes centroamericanos que ahora padecen inclemencias y sufrimientos en Tijuana,  donde esperan la respuesta del gobierno de Estados Unidos, para incursionara al país. Se habla que están abandonados.

Y bueno, mientras esto suceda allá, López Obrador tendrá gran parte del día en festejar su llegada a la Presidencia de la República, desde su estancia en la Cámara de Diputados, hasta ya pasada la noche en el Palacio Nacional donde despachará en lugar de Los Pinos.

Nuestros Columnistas

Sidebar - Interiores - Microsoft