Gobiernos neoliberales deterioraron la educación

Gobiernos neoliberales deterioraron la educación
Legisladores
Tipografía

El presidente del Congreso de la Ciudad de México, Jesús Martín del Campo Castañeda, afirmó que no debe culparse a los maestros por el deterioro del sistema educativo, ya que éste es por las políticas de gobiernos neoliberal que ha seguido México.

Sostuvo que el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE) “se convirtió en el instrumento de persecución de maestros, una especie de inquisición educativa”.

Durante su participación en la mesa de trabajo número cuatro de las audiencias públicas sobre reformas constitucionales en materia educativa, realizadas en San Lázaro, el legislador local por Morena subrayó: no se debe estigmatizar al magisterio ni anular sus derechos, ya que esas medidas “produjeron crispación social”.

Puntualizó que la iniciativa de reformas en materia educativa del Ejecutivo federal, propone que “no hay sujeción a procedimientos mecánicos de evolución, alejados de las vivencias compartida de profesores y alumnos”.

“El cambio de régimen implica, como lo plantea la iniciativa del presidente, la revalorización del magisterio, de la profesión docente, y por lo tanto, de manera ineludible de las escuelas normales, que han sido colocadas el aborde de su extinción”.

En la nueva propuesta, abundó, “las (escuelas) Normales deben tener primacía en la formación del docente y, consecuentemente, deben generar la recuperación de una formación integral y de avanzada que permita a sus egresados trabajar en los distintos contextos de la realidad del país”.

El criterio para asignar las plazas de maestros de educación básica debe ser a quienes fueron formados para la profesión, no a quien llene más rápido una solicitud de empleo, comentó.

“El ingreso, promoción y permanencia deberá sujetarse al apartado B del 123 (constitucional) y a la Ley General de los Trabajadores al Servicio del Estado”.

Respecto a la educación superior, Del Campo Castañeda indicó que “es muy importante la definición de que ningún joven debe ser excluido de la posibilidad de incorporarse a dicho nivel de estudios”.

“La consolidación de la democratización del país pasa por el abatimiento del rezago educativo y todo lo que se haga al respecto es fundamental”, agregó