Senado otorga rango constitucional a programas sociales

Senado otorga rango constitucional a programas sociales
Legisladores
Tipografía

El Pleno del Senado de la República aprobó el dictamen a la minuta enviada por la Cámara de Diputados, que eleva a rango constitucional programas sociales (del presidente Andrés Manuel López Obrador) en favor de diversos grupos vulnerables de la población e instaura un sistema nacional de salud para el bienestar. 

El proyecto de decreto fue avalado con 91 votos en favor, uno en contra y una abstención.

La presidenta de la Mesa Directiva, Mónica Fernández Balboa, lo remitió a las legislaturas de los estados y de la Ciudad de México para sus efectos constitucionales.  

El dictamen reforma el artículo 4 de la Constitución para garantizar la extensión progresiva de seguridad social para la población que se encuentra en estado de vulnerabilidad.  

Crea un sistema nacional de salud para personas que no cuentan con acceso a la seguridad social. Tiene como finalidad asegurar la extensión progresiva, cuantitativa y cualitativa de los servicios de salud para la atención integral y gratuita de este sector poblacional. 

Establece además que el Estado garantizará el apoyo económico a personas con discapacidad permanente, priorizando a menores de 18 años, indígenas, afromexicanas, y aquellas en condición de pobreza.

Incluye el derecho a una pensión no contributiva a las personas adultas mayores de 68 años en adelante. En caso de personas indígenas y afromexicanas, este apoyo se otorgará, a partir de los 65 años de edad.

De la misma manera, pone en marcha un sistema de becas para los estudiantes de todos los niveles escolares de educación pública, priorizando los que viven en familias en condiciones de pobreza. Esta medida pretende garantizar el derecho a la educación con equidad.

En el dictamen a la minuta se menciona que un estudio de impacto presupuestal, elaborado por el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados, señala que existen las condiciones económicas adecuadas para llevar a cabo esta reforma constitucional.

Calcula que se generaría un impacto potencial de hasta 95 mil 730 millones 508 mil 349 pesos. No obstante, “tomando en cuenta el escenario, en el cual todas las entidades federativas celebren acuerdos de coordinación, los recursos del Fondo de Aportaciones para los Servicios de Salud (FASSA) podrían solventar los recursos adicionales”.

Se precisa en el documento que el FASSA cuenta para este 2020 con 103 mil 371 millones 546 mil 526 pesos.

Al presentar el dictamen, el senador Óscar Eduardo Ramírez Aguilar, presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales, destacó que se trata de una reforma “de gran calado” que garantiza el Estado de bienestar en la Constitución. Reivindica a los adultos mayores, toma en cuenta a las personas con discapacidad y apoya a los estudiantes de todos los niveles educativos, expuso.

Sin embargo, consideró que la parte fundamental es la creación del sistema nacional de salud. Opinó que esta reforma pondrá a prueba al Estado mexicano en materia de salud, además de que es de gran utilidad en estos tiempos difíciles por la pandemia de Covid-19.