“Vivos, muertos o como sea, pero que aparezcan”, claman en Guerrero

 “Vivos, muertos o como sea, pero que aparezcan”, claman en Guerrero
Gobiernos Estatales
Tipografía

“Vivos, muertos o como sea, pero que aparezcan”, es el clamor generalizado de participantes en el colectivo “Los Otros Desaparecidos de Iguala”, quienes desesperadamente buscan a sus familiares en los penales, Semefos, hospitales y en las corporaciones policiacas de Guerrero.

Claro Raúl, Josefina y Yolanda llevan meses buscando a sus familiares, que ahora son solo tres casos de los 100 expedientes integrados a petición de dicha asociación.

Durante las excavaciones que realizan peritos de la Fiscalía General de la República (FGR), buscan a sus familiares desaparecidos, que a pesar del tiempo no pierden la fe en encontrarlos.

A raíz de la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, ocurrida la noche del 26 y madrugada del 27 de septiembre del 2014, para el colectivo y la Fiscalía Especial para Búsqueda de Personas Desaparecidas en la Región Sur, estos lamentables hechos son un “parteaguas” con el fin de que cientos de familias se acerquen a denunciar.

Las familias de personas desaparecidas vivían un triste peregrinar para que las autoridades las atendieran e integraran un expediente por desaparición forzada de personas, pero la creación de una Fiscalía Especial para Búsqueda de Personas Desaparecidas dio confianza a familiares para denunciar las diversas sustracciones de gente que anteriormente se habían presentado en Iguala.

El fiscal especial en la Región Sur, quien prefirió el anonimato, dijo en entrevista que ante los casos de desaparición, la sociedad civil se involucró y trabajó coordinadamente en la búsqueda de personas, como lo hace actualmente la asociación “Los Otros Desaparecidos de Iguala”.

Añadió que este movimiento generó que trabajaran a la par, poniendo compromisos en la mesa para iniciar la búsqueda de personas, al igual que lo hicieron los otros ocho colectivos registrados.

El informante señaló que las personas que integran la organización “Los Otros Desaparecidos de Iguala” tienen experiencia para rastrear e indicar los puntos de búsqueda.

Del 2014 a la fecha, la Fiscalía Especial para Búsqueda de Personas Desaparecidas ha integrado ocho averiguaciones previas, en las que están los casos de al menos 325 personas sustraídas en Iguala.

gobierno estatal vivos muertos como sea aparezcan guerrero b

“Hablamos de 325 personas que se encontraban desaparecidas en la misma temporalidad o antes de que se diera a conocer el caso de los 43 de Ayotzinapa y eso generó indignación, pues había más desaparecidos y la búsqueda fue creciendo”, advirtió el funcionario federal.

Detalló que en las ocho averiguaciones se encontraron casos de taxistas, empresarios y mujeres quienes fueron privadas de su libertad por la fuerza de presuntos grupos delictivos.

“También hay expedientes que relatan los casos de jóvenes que estaban en las canchas de basquetbol jugando y llegaban camionetas y se los llevaban para reclutarlos o simplemente para desaparecerlos.

Comentó que dentro de estos expedientes está la denuncia de que, en muchos casos, también llegaron grupos armados vestidos de negro que entraban a las casas y se llevaban a las personas con lujo de violencia.

“En otros casos, eran simples transeúntes quienes, sin previo aviso, y de pronto, llegaba una camioneta con hombres vestidos de negro y los levantaban sin decir nada”, apuntó.

Aclaró que del 2014 a la fecha se han localizado 170 cuerpos en las fosas clandestinas de Iguala, Huitzuco, Cocula y Taxco, que fueron trasladados al Servicio Médico Forense de la FGR.

“Entre los 170 cuerpos, se localizó el de un niño de apenas 10 años de edad, cosa que sorprendió a las autoridades y a los propios colectivos”, sostuvo el Fiscal Especial en la Región Sur.

Aseguró que hasta el momento 43 cuerpos de hombres, mujeres y niños fueron entregados a sus familiares gracias a las pruebas de ADN, así como a la identificación de ropa, criminalística, antropología, odontología y otras ramas periciales que dan certeza a los afligidos familiares.

Expresó que la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) apoyó a los familiares con gastos funerarios.

“En el Semefo aún permanecen restos de hombres, mujeres y niños en espera de ser identificados y nos hacen falta que familiares aporten más pruebas periciales, pues quedan al menos 120 personas sin ser reclamadas”, precisó.

Dio a conocer que se integró un equipo interdisciplinario de búsqueda en que se incorporaron especialistas, peritos y antropólogos, quienes dan recomendaciones de cómo hacer las exhumaciones y preservar los restos óseos o cuerpos, además define cuando se va entregar el cuerpo, y explica el proceso de investigación.

Añadió que los peritos consideran que los grupos delincuenciales tienen formas distintas de operar, pero todos coinciden en enterrar a sus víctimas en lugares lejanos y de difícil acceso, todo para entorpecer la labor de búsqueda.

Especificó que la Fiscalía Especializada cuenta con tecnología de punta como el geo radar y drones para hacer la reconstrucción de hechos en ciertos lugares que revelan, a los peritos experimentados, elementos de que puede haber cuerpos.

Todo inicia con las búsquedas en que también participa la unidad canina de la FGR que, al señalar un sitio, antes de excavar, los peritos marcan los puntos para dar certeza de las áreas a desenterrar, y cumplir con los protocolos al encontrar restos humanos.

En el caso de Guerrero, para encontrar fosas, se hace una excavación de hasta dos metros de profundidad, en donde han encontrado cuerpos completos sobre planchas de piedra y debajo de estas plataformas usualmente hay más restos humanos.