Seguridad y respeto a derechos humanos son complementarios

Seguridad y respeto a derechos humanos son complementarios
Dependencias
Tipografía

México aspira a que los derechos humanos nunca más se divorcien del quehacer del Estado en materia de seguridad pública, y por ello es indispensable la colaboración de organismos multilaterales para lograr que la política en la materia sea eficiente y vanguardista, afirmó el secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo Montaño.

“No creemos en los atajos de la violencia para garantizar la seguridad pública, sostenemos que seguridad pública y respeto a derechos humanos son complementarios e indispensables”, expresó el funcionario ante el presidente Andrés Manuel López Obrador en Palacio Nacional.

En la firma de un tratado para la formación y operación en materia de derechos humanos para la Guardia Nacional, sostuvo que la regeneración ética de la sociedad y la atención a las necesidades sociales básicas son al mismo tiempo un medio y un propósito de la transformación que vive México.

Agradeció a la alta comisionada para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, Michelle Bachelet, la asesoría y la asistencia técnica que este organismo internacional brindará para la formación y operación en materia de derechos humanos de la Guardia Nacional.

Indicó que en el ámbito de la seguridad pública y el combate a la delincuencia se busca que esta regeneración ética se traduzca en una opción preponderante por los métodos pacíficos y para lo cual, dijo, es indispensable la colaboración internacional.

Admitió que cada atropello que no se aclara fomenta su repetición, la extralimitación de los servidores públicos, la vulnerabilidad y el rencor social hacia las instituciones nacionales.

Sostuvo que la perspectiva de los derechos humanos es un elemento esencial del modelo nacional de policía que se elabora junto con los gobiernos estales y municipales.

Por ello, reiteró, la Guardia Nacional es una de las respuestas que estimamos ayudará de manera definitiva a la recuperación de la paz y de la seguridad a la que legítimamente aspiramos.