Usará México su peso moral y político en conflicto venezolano

Usará México su peso moral y político en conflicto venezolano
Dependencias
Tipografía

El titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), Marcelo Ebrard, expuso que México usará su peso y reconocimiento moral y político para buscar una estrategia que fortalezca la posibilidad de una mediación que conduzca a un entendimiento y evite una crisis mayor en Venezuela.

“México es una democracia con mucho peso y su convocatoria es porque tiene autoridad moral y política como país, tenemos una de las democracias más vigorosas del continente y por supuesto que lo que decimos tiene un peso, no sólo por su tamaño, sino por su autoridad política”, sostuvo.

Previo a su viaje a Montevideo, Uruguay, donde se reunirá con representantes de ese país y de la Unión Europea para analizar la problemática en la nación sudamericana, el canciller afirmó que “vamos a usar ese peso y reconocimiento para procurar evitar un enfrentamiento, es lo que México puede hacer y es lo que estamos haciendo”.

“Lo que pedimos es convocar a ambas partes a un diálogo que pueda conducir a un entendimiento, es lo mejor. Caso contrario, se corren riesgos muy grandes de que haya enfrentamiento o se agrave la situación”, reiteró el canciller.

En entrevista en Despierta con Loret, subrayó la importancia que para México tiene la neutralidad como punto básico en el llamado al diálogo entre las partes en conflicto en Venezuela, porque “puede desembocar en violencia y en más sufrimiento del pueblo venezolano”.

Enfatizó que se deben respetar y ser respetados los derechos y libertades de las personas y apuntó que “no defendemos a Maduro ni a su régimen ni tenemos ninguna posición política, queremos que haya un diálogo inteligente y creo que es lo que va a ocurrir”.

“Nosotros lo que pedimos es que sienten a dialogar, no podemos imponer condiciones, pues para eso nos sumaríamos lo que hizo el Grupo de Lima, pero consideramos que no está en nosotros imponer condiciones a las partes, sino buscar que se encuentren, se comuniquen y se evite violencia en Venezuela”, insistió.

Marcelo Ebrard aclaró que no se ha planteado en este momento dar asilo político ni a Nicolás Maduro ni a Juan Guaidó, pues México siempre se ha opuesto a desconocer a un gobierno en funciones, “es una tradición mexicana que tiene razones poderosas, en este momento lo que vamos a hacer es insistir en que haya ese diálogo y que eso pueda conducir a una salida política”.

Señaló que en la reunión del día 7 de febrero en Uruguay, México sólo buscará la forma de ayudar a resolver esa crisis y contribuir en la medida de sus posibilidades a que el dialogo se dé entre las partes, “porque sólo a ellas les corresponde resolver el problema, tienen que ponerse de acuerdo entre los venezolanos”.

Puntualizó que México está en el lado correcto de lo que debe ser la posición política como país y confió en que los actores principales de este conflicto se den cuenta de que lo que planteamos es lo más sensato.