Siguen irregularidades en la Junta Federal de Conciliación

Siguen irregularidades en la Junta Federal de Conciliación
Alcaldías CDMX
Tipografía

Nuevamente la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje a través de la Unidad de Quejas, Denuncias y Responsabilidades con su titular Pedro Urbano Sánchez se encuentra en el ojo del huracán, y es que, a las luces de las nulidades que se están declarando en los Procedimientos Administrativos Disciplinarios que dicho servidor ha instaurado  en contra de funcionarios de este Tribunal con años de experiencia y ninguna reincidencia, se han desembocado graves problemas tanto para el Coordinador General de Administración, la Presidenta de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje en turno, María Eugenia Navarrete Rodríguez, como responsabilidad penal y moral por Pedro Urbano Sánchez, siendo que existen resoluciones firmes que ordenan la reinstalación de funcionarios y se han dejado irresponsablemente transcurrir las fechas para apegarse a las mencionadas reinstalaciones, esto debido al pago de las restituciones de derechos (salarios caídos) que tendrán que liquidarse al haberse declarado nulos estos procedimientos, pues las reinstalaciones ordenadas provocarán en las próximas semanas un millonario desembolso al erario, evidenciando la ineptitud de Urbano Sánchez, lo que ya ha generado graves problemas a la Secretaría del Trabajo.

A modo de ejemplo, tenemos el caso de Catalina Zavala Olivares, servidora pública que fue destituida e inhabilitada durante el año 2017 y que a través de la nulidad decretada, recientemente fue reinstalada en su puesto de Presidenta de Junta Especial, con las consiguientes afectaciones al presupuesto, así como también las inminentes restituciones de Adriana Llaca, Marco Antonio Choy Escobar y Marco Antonio Ojeda Córdova, por mencionar algunos, servidores públicos que ya han ganado sus respectivos juicios y están en espera de ser restituidos, hechos que no solo significan la reocupación del puesto que ostentaban, sino también el pago de los salarios que devengaban desde la fecha en que fueron arbitrariamente destituidos por Urbano Sánchez.

Aunado a ello, llama la atención el desorden imperante en diversas áreas de esta Unidad de Quejas, pues además de brindar un trato descortés y carente de vocación de servicio, parece ser que a Urbano Sánchez le interesa tener únicamente a personal femenino en sus areas, situación que enciende focos rojos tomando en consideración los delicados antecedentes sobre presunto acoso laboral y sexual que ha acumulado a lo largo de su trayectoria y que le han provocado severos daños en su reputación, motivo por el que fue separado del Órgano Interno de Control de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social en años anteriores.