Recomendaciones de la CNDH serán atendidas por el Gobierno federal

Recomendaciones de la CNDH serán atendidas por el Gobierno federal
Presidencia
Tipografía

Desde el inicio de la administración, el Gobierno de la República ha demostrado su absoluta disposición para recibir, aceptar y dar cumplimiento a las observaciones que ha realizado la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), subrayó el presidente Enrique Peña Nieto.

Luego de la presentación del Informe Anual de Labores del presidente de la CNDH, Luis Raúl Gonzáles Pérez, el mandatario federal enfatizó que en la agenda de los derechos humanos, la sociedad civil juega un papel fundamental.

Dijo que son voces ciudadanas las que señalan áreas de oportunidad, denuncian abusos o generan valiosas propuestas de políticas públicas en favor de los derechos fundamentales, y que “aunque en ocasiones haya diferencias, y opiniones distintas, el Estado mexicano en su conjunto debe valorar estas contribuciones y continuar abriendo espacios para la activa participación de la sociedad civil”.

En el salón Adolfo López Mateos de la residencia oficial de Los Pinos, sostuvo que “un gobierno que respeta, escucha y trabaja con la sociedad civil, es un gobierno que comprende que la verdadera democracia se construye mediante un diálogo permanente con los ciudadanos”.

Asimismo, que una sociedad civil dinámica enriquece a México, y que cerrarle espacios de participación a la sociedad civil “significaría perder una de las fuerzas de cambio más poderosas con las que cuenta nuestro país”.

En las últimas décadas, la importancia de los derechos humanos ha ido cobrando fuerza en la conciencia diaria de la nación, y a pesar de que falta camino por delante, “estoy convencido de que avanzamos en la dirección correcta”, indicó el titular del Ejecutivo federal.

Manifestó que hoy existe una nueva cultura ciudadana que reconoce a los derechos humanos como una causa que nos une y nos convoca a todos, y que “juntos, sociedad y gobierno, avanzamos hacia un México donde impere la ley y se haga justicia para que cada ciudadano ejerza con plenitud sus derechos fundamentales”.

Peña Nieto expuso que durante su administración, la protección y defensa de los derechos humanos se ha sustentado en tres pilares: la construcción de un marco legal adecuado, el desarrollo de instituciones sólidas que aseguren su cumplimiento, y la promoción de su plena observancia en todos los ámbitos.

Enumeró que para fortalecer el régimen jurídico de los derechos humanos, se establecieron nuevos ordenamientos que atienden retos históricos de nuestra sociedad, en coordinación con los poderes Legislativo y Judicial.

Destacó la importancia de las ley General de Víctimas, la Ley General para Prevenir Investigar y Sancionar la Tortura, la Ley General en Materia de Desaparición Forzada de Personas, la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes.

Asimismo, en cinco años, refirió, se aprobaron el Código Nacional de Procedimientos Penales la reforma al Código Penal Militar, y la nueva Ley de Amparo que ahora también tutela los derechos humanos contenidos en los tratados internacionales reconocidos por México.

En el segundo pilar se encuentra el desarrollo de instituciones sólidas que contribuyen a que los derechos humanos pasen del papel a la práctica, como el nuevo sistema de justicia penal acusatorio, los 32 centros de justicia para la mujer, el Sistema de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes, y el Sistema Nacional de Atención a Víctimas.

En este punto, el mandatario reconoció y agradeció la participación de la CNDH y de la sociedad civil, en este proceso de institucionalización, desde el diseño, hasta su activa participación en el funcionamiento de estos nuevos mecanismos.

En el tercer pilar, apuntó Peña Nieto, se encuentra asegurar la plena observancia de los derechos humanos en los distintos ámbitos de la vida diaria, en lo que el Estado ha tenido avances concretos, como la constitución del Comité de Derechos Humanos e Igualdad del Seguro Social.

Reconoció el trabajo del organismo y reiteró la voluntad “constante, permanente y acreditada del gobierno de la República para realmente asegurar la observancia plena de las recomendaciones emitidas por la Comisión Nacional de Derechos Humanos”.