Renuncia el PRI a recursos públicos en lo que resta del año

Renuncia el PRI a recursos públicos en lo que resta del año
Partidos Políticos
Tipografía

La dirigencia nacional del PRI y sus coordinadores en el Congreso de la Unión anunciaron que el partido presentará ante el Instituto Nacional Electoral un oficio para renunciar al 100 por ciento de los recursos que recibirá en lo que resta del 2017, alrededor de 258 millones de pesos (mdp), a fin de que se destinen a los damnificados y la reconstrucción por los dos sismos de este mes.

Asimismo, informaron que presentarán en la Cámara de Diputados, una iniciativa de reforma constitucional para eliminar el 100 por ciento del financiamiento público a los partidos políticos a partir de 2018, cuyo monto suma seis mil 800 mdp.

La propuesta también contempla suprimir a los legisladores plurinominales, tanto federales como locales, que representan un gasto de 11 mil 600 mdp.

En rueda de prensa conjunta, el dirigente nacional del Revolucionario Institucional, Enrique Ochoa Reza, hizo un llamado a todos los partidos políticos a que también renuncien a los recursos que recibirán en los últimos tres meses de este año, pues de hacerlo, con los aportes de todos, se contaría con recursos inmediatos que ascenderían a unos mil millones de pesos (mdp).

El PRI aportaría 258 mdp, el PAN 190, PRD 113, Morena 95, PVEM 84, MC 78, NA 60 y PT 54, precisó, acompañado de los coordinadores del PRI en la Cámara de Diputados, César Camacho, y en el Senado, Emilio Gamboa Patrón, así como la secretaria general del partido, Claudia Ruiz Massieu, entre otros dirigentes.

“El pueblo de México hoy demanda que ese recurso se destine de manera directa, inmediata, sin burocratismo, de manera transparente y sin vínculo partidario alguno al apoyo de la reconstrucción y de las familias damnificadas por los dos sismos que ha sufrido recientemente nuestro país”, indicó.

Ochoa Reza aseveró que, adicionalmente a esta medida, el grupo parlamentario del PRI en la Cámara de Diputados presentará (en la sesión de este martes) una propuesta de reforma constitucional, “que tiene como propósito eliminar el 100 por ciento de los recursos públicos destinados a los partidos políticos”.

De aprobarse esta reforma, todos los partidos políticos deberían renunciar al financiamiento público para las elecciones de 2018 “y se pondría a disposición de la nación el recurso económico necesario para incrementar el apoyo a los damnificados por los dos sismos” que afectaron varios estados y a la Ciudad de México.

De esa manera, “el monto económico destinado para los partidos que podría ponerse a disposición del proceso de reconstrucción sería de seis mil 800 millones de pesos”, resaltó el dirigente nacional del PRI.

Aclaró que esta propuesta de reforma constitucional tiene un elemento adicional, “estamos proponiendo eliminar los diputados federales, diputados locales y los senadores de la República plurinominales”.

La Cámara de Diputados reduciría sus integrantes de 500 a 300, el Senado de la República pasaría de 128 a 64 legisladores, además de una reducción de 438 diputados locales por la vía plurinominal, aseveró.

“La suman de ahorros estimados con esta medida constitucional serían cercana a los 11 mil 600 millones de pesos”, agregó Ochoa Reza.

El coordinador de los diputados del PRI, César Camacho, explicó que si, eventualmente, todos los partidos renuncian a su financiamiento de este año, se tendrían mil mdp, y si se aprueba la iniciativa de reforma constitucional se obtendrían recursos por seis mil 800 mdp con la eliminación del financiamiento a los partidos, más 11 mil 600 mdp por la supresión de los legisladores plurinominales, lo cual en su conjunto daría un monto “cercano a los 20 mil mdp”.

Llamó a los diputados a votar la iniciativa del PRI, primero en la Comisión de Puntos Constitucionales, y después en el Pleno, “incluso obviando trámites para que esto se lleve a cabo cuanto antes, de modo que el Presupuesto de Egresos de la Federación ya no tenga partida alguna destinada a financiar con recursos públicos a los partidos políticos, como hoy viene en el proyecto”, externó.

“Ha llegado el momento, por la robustez de la democracia, de quitar completamente el financiamiento público y estar sujetos a las aportaciones de militantes y simpatizantes”, dijo.

“La intención es transparentar absolutamente el origen y, posteriormente, destino de particulares a la actividad política, fundamentalmente, bancarizar todos los movimientos de esta naturaleza, es decir, cheques, transferencias electrónicas y, quizás, la posibilidad de aportaciones en efectivo de pequeños montos”, abundó.