Benjamín Robles asegura que no todo es educación

Benjamín Robles asegura que no todo es educación
Monos de Calenda
Tipografía

LOS ENTERADOS reconocen que la propuesta de diálogo y pacificación en Oaxaca no puede entenderse sin el pronunciamiento del Senador de la República, BENJAMÍN ROBLES MONTOYA, para que se construya a la brevedad una alternativa política humana, atenta a los más altos valores de honestidad y ética.

Y no le falta razón cuando expresa que junto a premisas fundamentales, como la educación, están también las necesidades de empleo y alimentación, cultura y desarrollo de la comunidad.

Las últimas semanas, a raíz de los bloqueos a las vías federales, pero sobre todo tras el fallido intento de desalojo en la supercarretera Oaxaca-Cuacnopalan, en la comunidad de Nochixtlán, con un saldo inicial de 6 muertos (hay quienes hablan que son ocho), el desabasto hizo presencia en establecimientos comerciales y zonas urbanas, principalmente.

Sin embargo, en las regiones, en las zonas suburbanas y las comunidades de Oaxaca no se presentó desabasto de básico porque las limitaciones siempre han existido.

Tal vez el maíz, el frijol, el arroz, el café y otros productos escasearon, pero existen productores regionales capaces de abastecer a toda la entidad.

La solidaridad fue patente en los mercados regionales y los tianguis, donde se tuvo producción orgánica y a un costo menor, algo que pocas familias acomodadas adquieren en mercados de las comunidades, sino en tiendas gourmet donde los precios están por las nubes.

BENJAMÍN ROBLES decía esta semana que la violencia en Oaxaca tiene sus orígenes en la miseria y la escasez, pero más en la mezquindad y la avaricia de su clase política.

Bajo esa premisa es que solicitó que el Gobierno Federal frene la ofensiva policial y privilegie el diálogo para construir una nueva etapa en las relaciones entre oaxaqueños y autoridades.

Por supuesto, la distensión del conflicto inició a partir de que intervinieron actores importantes, entre ellos organismos internacionales y nacionales defensores de los derechos humanos.

En realidad el sufrimiento está en las autoridades y en quienes se han enriquecido a costa del erario, pues el panorama no es distinto al que se tuvo hace una década, cuando en el gobierno de ULISES RUIZ, también se reprimió a docentes y se violentaron garantías individuales de la población.

Sin embargo, en el sexenio pasado se justificaban muchas acciones en contra de las organizaciones sociales, el magisterio y la izquierda, pues encabezaba el priísmo tradicional el gobierno local.

Ahora que la administración saliente proviene de una coalición de partidos de izquierda, nadie tenía previsto que la revuelta iniciara precisamente contra el gobierno estatal y menos cuando los maestros fueron sus principales aliados para concluir con la hegemonía priísta y ofrecer a los oaxaqueños una verdadera alternativa y un gobierno de resultados.

La decepción no es nueva, inició cuando la actual administración no pudo superar la curva de aprendizaje y también cuando sus servidores públicos optaron por enriquecerse y abusar del cargo para obtener beneficios para sí mismos y para sus intereses.

Con un panorama distinto, el gobierno de GABINO CUÉ sólo espera que concluya el sexenio para cerrar el capítulo de una administración que no estuvo a la altura de quienes le encomendaron la tarea de encabezar la transición democrática.

Por supuesto que la búsqueda de solución al conflicto está, por lo mismo, en manos del gobierno federal y existen propuestas que serán tomadas a partir de esta semana.

La participación de los partidos políticos de Oaxaca será fundamental, además, para llegar a acuerdos mínimos para superar el conflicto.

No todo se reduce a educación, como dice el Senador de la República, sino también a los grandes temas que en Oaxaca se pasaron por alto y se olvidaron desde las esferas del gobierno estatal.

Por ello, la mesa de diálogo que se continuará esta semana en la oficina de MIGUEL ÁNGEL OSORIO CHONG, el Secretario de Gobernación, tiene que abrirse más allá del magisterio y dar cabida a otros sectores que demandan atención en Oaxaca, como los productores, los padres de familia, los comerciantes, los prestadores de servicios y los trabajadores, pues el grado de descomposición demanda una cirugía mayor para restablecer el orden, la paz y la tranquilidad en el Estado.

columna omar monos calenda benjamin robles asegura todo educacion b

CHIRIMITEROS...

JOSÉ ZORRILLA, el ex secretario de Turismo de GABINO CUÉ no alcanzó a figurar en la lista de diputados plurinominales en el pasado proceso electoral. Se quedó sin empleo en el gobierno saliente. Tampoco pudo hacer realidad la construcción del Centro Cultural y de Convenciones que llevó al gobierno estatal a realizar una consulta que ganó pero después le hizo recular al proyecto.

Y lo peor, es que la Guelaguetza 2016 pinta para no llevarse a cabo. A estas alturas, en otros años, ya las delegaciones han realizado varias visitas a la capital. Las reservaciones superan el 40 por ciento. En esta ocasión, hoteleros como JUAN CARLOS RIVERA, dirigente del sector, echan las campanas al vuelo y auguran un éxito rotundo de la máxima fiesta de los oaxaqueños. Ahora todo es silencio. Las reservaciones se cayeron y nadie quiere visitar Oaxaca. Es más, en tono de broma se comenta que aquella publicidad de Colombia que dice "El riesgo es que quieras quedarte", aplica en Oaxaca pero con una modificación: "Seguro te quedas". Por supuesto, cualquier turista puede quedarse pero en un bloqueo.

Tal vez la puntilla para la titular de la Secretaria de Turismo, ÁNGELA SIBAJA, es la carta que la Embajada de Estados Unidos envió a sus conciudadanos para que no se arriesguen a visitar la capital oaxaqueña, sobre todo por la violencia de las manifestaciones.

Aunque la misiva estadounidense señala que se puede viajar a Huatulco y Puerto Escondido por vía aérea, es tanto como recomendar que no acudan, pues por todos los medios se sabe que la comunidad costera queda incomunicada en los dos destinos de playa y hasta sin abasto de combustible y de víveres debido a los bloqueos en la región del Istmo de Tehuantepec y entre la capital y la Costa.

El que no sabe cómo terminará el ciclo escolar es MOISÉS ROBLES CRUZ, el director del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca, quien se la jugó con AURELIO NUÑO, el titular de la Secretaría de Educación Pública y recomendó apurar la aplicación de la justicia que incluyó la aprehensión de los dirigentes de la CNTE, encabezados por RUBÉN NÚÑEZ. Por supuesto, la vigencia de la ley lo pone en entredicho con los mismos docentes, pues quiera o no tiene que negociar con algunos de ellos para cerrar el ciclo escolar. Ahora los más preocupados son los padres de familia que tienen hijos que van a otras instituciones educativas. Por lo pronto, en Oaxaca muchas escuelas no tienen clases. Prácticamente la mayoría. Habría que destacar que también los mismos padres en ocasiones han estado de acuerdo en que se suspendan clases para evitar riesgos.

Nuestros Columnistas

Sidebar - Interiores - Microsoft