El canto revolucionario de Chavela Vargas

El canto revolucionario de Chavela Vargas
Recorridos
Tipografía

Su alma, fresca y sin tabúes. Su voz profunda, hipnótica y mística. Chavela Vargas vino a tocar la vida, golpeando y derivando muros mentales con el arma de su canto cuyo eco resuena persistente.

Su alma, fresca y sin tabúes. Su voz profunda, hipnótica y mística. Chavela Vargas vino a tocar la vida, golpeando y derivando muros mentales con el arma de su canto cuyo eco resuena persistente.

Nacida con un talento que permanició discreto, casi en secreto, durante la mitad de su vida, Chavela logró ser símbolo de valentía y fuerza de su género. Con poncho rojo,  calzón de manta y botella en mano,  fue una mujer que no se dejó someter al machismo y cuya imagen rebelde y fuerte sólo podía reflejar el alma intrépida que regalaba himnos de libertad y valor cada que su áspera voz lanzaba discursos a manera de canción.

Isabel Vargas Lizano nació en 1919, en Costa Rica, donde empezó a cantar desde que pudo hacerlo o, en sus propias palabras “Cuando nací, canté en vez de llorar…”

A sus 17 años, dejó Costa Rica huyendo de los rumores y críticas que su manera de vestir y de conducir su entonces corta vida habían generado, y llegó a México donde posteriormente conseguiría la nacionalidad de la tierra que la vería convertirse en representante de la música vernácula. Sufrió poliomielitis siendo una niña y su recuperación la atribuyó firmemente a los brujos y chamanes que la trataron, a esta experiencia se debería que en su adultez se hiciera llamar “La Chamana” y que portara amuletos y talismanes.

columna mariana recorridos canto revolucionario chavela vargas b

Antes de la fama, cantaba como diversión y vivía como podía, en sus propias palabras : "Vivía en una azotea de un edificio, bañándome en el baño de las criadas, vendía cositas y cantaba. Una señora me prestó un coche y pusimos una agencia de criadas, y yo, en el cochecito, llevaba a las muchachas a las casas y ganaba dos pesos por cada una”

Sus cantos permanecieron vibrantes entre las calles hasta que Alfredo Jiménez y su esposa la descubrieron en una avenida, desde entonces, no sólo nació una amistad de copas, experiencias y música, sino que se abrieron las puertas para que la sociedad mexicana escuchara a Chavela más allá de los cruceros.

Durante el cenit intelectual mexicano de los años 40, Chavela Vargas tuvo amistad con personajes como Frida Kahlo, Diego Rivera, Agustín Lara, Ava Gardner, Pablo Neruda y Monsiváis.

“Una vez tocaron a la puerta y le dije a Frida que era un viejo peludo, era León Trotsky, yo no sabía quién era” contó en una ocasión Chavela.

Su carrera artística fue un complemento en su vida, a diferencia de otros artistas no pareciera que su música viviera cada que ella tocara el escenario, más bien ella emanaba su música como sabía hacerlo: en las calle, en su intimidad, en donde nadie pudiera escucharle y finalmente, en los escenarios donde todos podían mirarle. Pero su vida y la música eran una unión que su carrera artística apenas podía reflejar.

Su primer disco salió en 1961 y en menos de diez años ya habia pisado escenenarios alrededor del mundo, como el Olimpia de París, el Carnegie Hall y el Palacio de Bellas Artes. Pero su vida de viajes y conciertos fue fugaz y le siguieron un par de décadas entregadas a su gusto por el alcohol, “Pasé veinte años borracha y la gente se olvidó de mí. Me tomé cuarenta y cinco mil litros de tequila” en palabras de  Chavela respecto a esos años de su vida.

Chavela no dejó realmente de cantar, pero durante esas décadas el mundo no podía escucharla, fue hasta 1991 que retomó su carrera artística y se reunió con el director español, Pedro  Almodóvar quien deseaba llevar su música al cine. De ahí que sus canciones aparecieran en  "Tacones lejanos" y que en el 2002 Vargas apareció en la cinta "Frida" con su interpretación de "La Llorona".

Grabóy partició en  más de 40 discos y durante el resto de su vida insipiró a artistas de todas las tallas y enfoques, luchó contra el machismo, prejuicios y críticas donde defendió con toda claridad y razón su voz, sus preferencias sexuales, su vida y sus ideales. Lucho también contra su alcoholismo y vivió sin temor a nada, cantando y enseñando hasta los ultimos momentos de su vida.

“Chavela supo vivir como le dio la gana, en una época en la que a nadie sabía darle la gana”, dijo Monsiváis aludiendo a la actitud rebelde de Chavela para expresar su homosexualidad.

Durante sus ultimos años, Chavela vivió en Tepoztlán, conocido como un Pueblo Mágico. ¿Qué mejor lugar para una Chamana que ya había entregado todo al mundo?.

A sus 93 años sufrió un paro respiratiorio y falleció.

Hoy recordamos a quien nació el 17 de abril de 1919 y vivió una larga y fructuosa vida haciendo una gran revolución mental en miles de seguidores de algo más de su voz: de su palabra. Recordamos a quien se despidió hace cuatro años de esta vida y fue a cantar eternamente en nombre de todo aquello que enseñó y que jamás deberá ser callado en su honor. En memoria de Chavela Vargas. 

Nuestros Columnistas

Sidebar - Interiores - Microsoft