En el Ajusco, el frío se siente “hasta los huesos”

En el Ajusco, el frío se siente “hasta los huesos”
Delegaciones D.F
Tipografía

Las chamarras, abrigos, suéteres, chalecos, guantes, bufandas y gorros son insuficientes para atenuar al aire gélido que se siente alrededor del Ajusco, donde la temperatura descendió hasta -4 grados Celsius la mañana de este miércoles.

En esta zona alta de la delegación Tlalpan, al sur de la Ciudad de México, los capitalinos usan algo de ropa extra o térmica para enfrentar el intenso frío e incluso transitan con café, té, chocolate y la tradicional guajolota (tamal) en las manos.

“Son bebidas que ayudan a entrar en calor más rápido y en este momento nadie les hace el feo, al contrario, son muy necesarias”, argumentó la señora Emeteria Juárez Jiménez, de 68 años de edad, al exponer que este año resultó más intenso el frío en San Nicolás Totoloapan.

“Es difícil acostumbrarse a este crudo invierno, aunque llevemos años viviendo en esta parte de la ciudad, donde pareciera algo habitual”, comentó Salvador Hernández, quien bebió un atole mientras esperaba el transporte.

En el paraje El Zacatón, ubicado en la zona media del Ajusco, fue complicado pasar la madrugada porque se sintieron los estragos de las heladas, contó el señor de 45 años, al señalar que su casa era un “congelador”, a pesar de haber conectado el calentador eléctrico, dormir con más ropa y “un chorro” de cobijas.

Y es que la Secretaría de Protección Civil capitalina anticipó que el termómetro podría marcar temperaturas de entre -4 y -1 grados Celsius e incluso la caída de nieve y aguanieve, desde las 00:00 horas y hasta las 08:00 horas, debido al ingreso del frente frío número 25.

Tanto en la delegación Tlalpan como Álvaro Obregón, Cuajimalpa, Magdalena Contreras y Milpa Alta se suspendieron las clases en las escuelas públicas y particulares de educación básica, toda vez que las autoridades mantienen la alerta roja por las bajas temperaturas.

Esta noticia sorprendió a la señora Esther Vargas, vecina de la colonia Torres de Padierna, pues no halló quien la apoyara para cuidar a su hijo, de siete años de edad, y decidió llevarlo a su trabajo.

delegaciones ajusco frio siente hasta huesos b

“Me enteré muy tarde, al encender esta mañana el televisor, y me siento mal porque mi pequeño tiembla de tanto frío y ahora hasta la frazada trae encima”, apuntó la mamá de paco, quien apenas asoma los ojos de entre el trozo de tela y la bufanda que lo cubren.

Enfundado en una chamarra de “esquimal”, que apenas deja ver la otra capa de ropa (suéter), Marco Antonio Fernández estacionó su automóvil frente a una cafetería de la Avenida Picacho Ajusco. “El café me tiene que ayudar porque ni el carro ni la calefacción son suficientes”, señaló.

Sin dejar de frotar las manos, el joven dijo que esta vez decidió portar un pants abajo del pantalón, guantes, bufanda y “una pequeña cobija”, para colocarla sobre sus piernas mientras conducía rumbo al trabajo.

“Ayer y antier me sorprendió el frío, incluso se sentía dentro de la oficina, y no me volverá a pasar porque este día voy más tapado”, expresó durante un recorrido realizado por Notimex.

En la zona más alta la neblina comenzó a descender y cubrir el cerro, aunque en momentos pareciera que los rayos del sol podrían calentar al Ajusco. “Va a volver a blanquearse el cerro, como sucedió el lunes y la semana pasada que granizo. Aquí (había) un caos de hielo”, dijo Gabriel, de 21 años.

Con su triciclo estacionado en la entrada de La Marina, a la altura del kilómetro 13, acotó que la venta de atoles y tamales aumenta y “es más rápida” con la corriente de aire gélido que llega desde lo más alto de esta zona montañosa.

De seguir las malas condiciones climáticas, Miguel Hernández incluirá una cobija para salir a las calles de la colonia Lomas de Padierna desde las 07:00 horas y abrir su puesto de periódicos y revistas.

“Es la primera vez que siento un frío que cala hasta los huesos”, manifestó mientras alistaba su puesto de metal.

De acuerdo con el Servicio Meteorológico Nacional (SMN), la Ciudad de México se tendrá una temperatura máxima de 18 a 20 grados Celsius y una mínima de entre tres y cinco grados.

Sin embargo, el termómetro podría registrar temperaturas de entre -2 y cero grados Celsius durante las siguientes horas.