No te preocupes Rosario, ni tú Gerardo. Mucho menos te preocupes tú, Luisito

No te preocupes Rosario, ni tú Gerardo. Mucho menos te preocupes tú, Luisito
El Trapecio del Poder
Tipografía

Aquella famosa frase del Presidente Enrique Peña Nieto, dedicada en un discurso en abril de 2013 a demostrar su incondicional respaldo a Rosario Robles, entonces titular de la Secretaría de Desarrollo Social, involucrada en reparto de apoyos con fines electorales en Veracruz, lo que se difundía ampliamente en videos por parte de panistas que se dijeron afectados ante el ilegal manejo de recursos federales.

"No te preocupes, Rosario, hay que aguantar", le dijo el Presidente a una funcionaria que en tiempos pasados se jactaba de enarbolar las banderas izquierdistas y se las daba de incorruptible y transparente hasta que salieron a la luz los escándalos en que se le relacionaba con el empresario Carlos Ahumada.

Ahora el Presidente Peña Nieto parece respaldar y meter las manos al fuego por Gerardo Ruiz Esparza, Secretario de Comunicaciones y Transportes, la cartera de con más pendientes en la administración actual y que se ha caracterizado por su opacidad y su ineficiencia y turbios manejos de millonarios presupuestos, cancelando programas y proyectos, además de estar en el ojo del huracán permanentemente por la ineptitud de sus principales funcionarios, desde la cabeza hasta los delegados estatales y directores regionales.

Las graves omisiones y la pésima forma de operar y de proceder en el caso de la carísima e inútil  obra del Paso Express en la autopista de Cuernavaca, que incluso costaron la vida a un par de inocentes, han sacado a flote la podredumbre que impera en esta dependencia, en la que prevalecen la corrupción y el nepotismo de sus ventajosos y abusivos burócratas que tratan de mantener todo en lo oscurito, mientras se lamen los bigotes con la obra del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, el negocio del siglo.

Mientras tanto, Luis Miranda, actual titular de SEDESOL, amigo personal de Enrique Peña Nieto y otro de los consentidos del gabinete presidencial, se da el lujo de responder con retadora soberbia cuando le cuestionan sobre la relación de su hermana y su cuñado con la comercialización de combustible robado, mismo que distribuyen en sus estaciones de gasolina.

El caso es que esta administración ha estado plagada de escándalos de corrupción y la ambición del equipo de priistas que se decían orgullosos de ser una nueva generación, cacareando "el Nuevo PRI" ha resultado una gavilla de hampones que no tienen llenadera y estamos en la famosa recta final para acceder al Año de Hidalgo, tonto el que deje algo.

Como están las cosas, más que preocupados deben de estar alarmados en el PRI, porque no hay forma de que repitan en el poder ante el desprestigio que se han ganado a pulso.

Nuestros Columnistas

Sidebar - Interiores - Microsoft