Con el socavón, qué cosas suceden "No estaríamos aquí"....ni ellos estarían en el panteón

Con el socavón, qué cosas suceden "No estaríamos aquí"....ni ellos estarían en el panteón
El Trapecio del Poder
Tipografía

Se aferra Ruiz Esparza al hueso, ¿cómo va a renunciar, si los mejores negocios del sexenio están por venir en el Año de Hidalgo? 

"Si se hubiera revisado y cambiado la alcantarilla no estaríamos aquí sentados discutiendo este asunto", dijo con toda tranquilidad el encargado de dar a conocer el peritaje sobre el hundimiento en el Paso Exprés de Cuernavaca.

Así de fácil describió Humberto Marenga, especialista en ingeniería hidráulica y representante del Comité de Expertos Independientes las causas que originaron esta desgracia que además de vidas humanas ha costado millones y millones de pesos al erario público y no sirve para nada, como otras tantas obras y además  está rodeada de un halo de corrupción y negligencia.

Le faltó decir al insensible vocero de todo este entramado que si los involucrados fueran profesionales y honestos y se hubiera hecho lo correcto, las dos víctimas no hubieran caído en el socavón ni estarían hoy sepultadas en el cementerio de Cuernavaca.

Con qué desfachatez tratan de evadir sus responsabilidades todos estos omisos e ineptos involucrados, desde constructores, gobernador, autoridades estatales y municipales, delegado, funcionarios de diversos niveles  y desde luego, el poderoso titular de la SCT, supremo inútil, amigo y presunto cómplice del Presidente de la República en muchos negocios desde sus andanzas en el Estado de México.

Qué fácil es decir que hubo una serie de irregularidades y errores sin aclarar exactamente el grado de responsabilidad de cada quién, sin señalar los nombres de los responsables a quienes correspondía hacer lo que supuestamente falló, ocasionando la muerte de dos inocentes, quienes el único pecado que cometieron fue transitar por la maldita obra mal hecha en el peor momento, al dirigirse a laborar.

Acumulación de basura, lluvia inusual, muros de contención mal cimentados, etc., etc, pero ni un sólo nombre de los responsables, todos cobijados por el amigo del Presidente, encubiertos por Gerardo Ruiz Esparza, un mediocre funcionario acostumbrado a disfrutar del dinero de los mexicanos, un vividor del sistema en el que ha brincado de puesto en puesto, el mismo que lo acompañó en sus enormes operaciones  con HIGA y los españoles de OHL en las carreteras del Estado de México cuando Peña Nieto fue Gobernador; el mismo que recaudó millonarios  fondos para su campaña presidencial, el mismo gris burócrata que ha fracasado y perdido enormes sumas de dinero público en diversos proyectos cancelados por inoperantes, al frente de la cartera de Comunicaciones y Transportes Federal y que hoy coordina el negocio gubernamental del siglo: la construcción del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México.

Respiran tranquilos todos ellos al distraerse la atención en otros temas. El escándalo de Rafa Márquez y de  Julión Álvarez y la Asamblea del nefasto PRI que hoy se da golpes de pecho para purificarse, abonan a la corta memoria de los mexicanos.

Así le darán vueltas y largas al asunto hasta que otros temas lo sepulten igual que a los desafortunados fallecidos.

Hoy lo del socavón pasó de moda y ya nadie habla de eso.

Así es el cortoplacismo en este país.

Pero se les olvida que hay dos víctimas, dos muertos que quedarán en la conciencia del irresponsable e incapaz  Gerardo Ruiz Esparza.

Nuestros Columnistas

Sidebar - Interiores - Microsoft