De periodista a empresario; caso Gutiérrez Vivó (¡A siete años de una huelga inútil!)

De periodista a empresario; caso Gutiérrez Vivó (¡A siete años de una huelga inútil!)
Redacción...es
Tipografía

“Una huelga se sabe cuándo inicia, pero no cuando termina”, sentenció de manera premonitoria el carente de representatividad Ricardo Acedo, secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Radio y la Televisión (STIRT).

Meses antes de estallar la huelga, los trabajadores de grupo Monitor -unos a favor y otros en contra- discutíamos sobre la viabilidad de sacar del aire al proyecto periodístico más innovador de los últimos tiempos en México.

Tal decisión no era sencilla de tomar, sin embargo el atraso de los pagos quincenales, -y de otras prestaciones- provocó una situación insostenible entre la plantilla laboral y sus familias; la desesperación alcanzó por igual al personal administrativo y de intendencia, y fue así como se decidió imponer las banderas roji-negras como símbolo de que había estallado la huelga, cerrando las instalaciones de la Presa 212 y de su edificio adjunto en San Jerónimo, clausura efectuada a las 3 de la tarde del viernes 23 de mayo del 2008, cumpliéndose siete años y lo que falta.

El cierre de transmisiones de Grupo Monitor, representa un duro golpe para la práctica y difusión del periodismo en México, no como resultado de una consigna o vendetta política -falsa idea que se ha vendido desde hace siete años-. El conflicto económico-administrativo en las entrañas de Monitor es el resultado de la falta de un auténtico líder empresarial, sensible, diplomático, sencillo y humilde; valores inexistentes en el actuar cotidiano del que se preciaba ser el periodista número uno en México, José Gutiérrez Vivó.

José Gutiérrez Vivó, la otra voz que encabezaba los niveles de audiencia en la radio nacional, no supo ni quiso entender que como empresario resultó ser un buen periodista y hoy el grupo de profesionales emergidos de esa exitosa empresa Monitor, los más, han desaparecido de la escena informativa, los menos seguimos en el oficio y otros más ya se encuentran en el plano de la inmortalidad esperando a la distancia ver que sus deudos cobren lo que en justicia les corresponde.

columna adolfo redaccion es de periodista a empresario b

José Gutiérrez Vivó, creyó que su solo nombre lo catapultaría a las grandes ligas del empresariado radiofónico y televisivo, al tipo no le no faltaba razón -así pudo haber sido- pero el gran enemigo de su proyecto, no fueron los gobiernos de Vicente Fox ni el de Felipe Calderón, fue su nulo conocimiento empresarial, sus desacuerdos, excentricidades, y su obsesión por la compra de autos y camionetas, además de sus pleitos y demandas económicas a Francisco Aguirre -también venido a menos, por no juntar el capital para adquirir un canal de televisión- dueño de Grupo Radio Centro, lo que ocasionó el rompimiento entre ambas empresas y los desacatos ante la ley por parte de Francisco Aguirre es lo que no le permitió a Gutiérrez Vivó concretar su sueño anhelado, ser como periodista, dueño de su propio medio de comunicación; sueño que se vino abajo por desconocer el arte de la negociación y de la buena administración.

Por otro lado, el status legal que guarda el conflicto laboral, entre Monitor-Radio Centro es un enigma pues hasta para los “expertos” que supuestamente están encargados del caso, no dan pie con bola. La secretaría del trabajo y su titular Alfonso Navarrete Prida, andan en asuntos “más importantes” y ya ni hablar del sindicato (STIRT), siempre que un empelado de Monitor se acerca para consultar algo relacionado con este asunto, son mandados a casa como salieron sin saber absolutamente nada y eso en el caso de ser recibidos, porque hay empleados que demandando justa respuesta a sus inquietudes, hoy ya ni siquiera pueden entrar al edificio de Huatabampo 10, la sede nacional sindical.

Todos los trabajadores del ícono informativo que marcó pautas de cómo hacer radio noticiosa, Monitor, exigimos a las autoridades laborales correspondientes una solución pronta con su correspondiente indemnización; ya han pasado siete años y es un absurdo que nadie desde el gobierno, se ocupe de tan delicado asunto.

Parece que a la vieja usanza política mexicana se le apuesta a la táctica del olvido, sin embargo no cuentan que somos muchos los que desde nuestra trinchera informativa no permitiremos que el “olvido institucional”, deje el conflicto de Monitor como otra anécdota laboral más.  

columna adolfo redaccion es de periodista a empresario c

Es patético que existan incautos que apoyen económicamente al periodista en desgracia y que sea el propio Vivó quien convoque al ´boteo´ y ´coperacha´ cibernética, con el objeto de reverdecer viejas glorias informativas; bien dice José José en una de sus interpretaciones: “¡Lo que un día fue, no será!”

Algunos teóricos y analistas de la administración y del empresariado, no pocas veces han coincidido en señalar que José Gutiérrez Vivó como empresario, resultó ser un buen periodista y también se debe añadir que el gran enemigo de Gutiérrez Vivó, es él mismo, Gutiérrez Vivó, ¡nadie más!

P.D. El sistema de transporte colectivo metro brinda un servicio deficiente, los traslados son lentos en cualquiera de sus líneas y estaciones y como resultado del accidente en la estación Oceanía a los funcionarios del transporte rojo se les ocurrió la idea de suspender el servicio ante la presencia de una intensa lluvia. ¡Con este tipo de medidas a implementar, que más parecen bromas de mal gusto, está claro por qué ¡el metro está, como está!

@aperezguardado

Nuestros Columnistas

Sidebar - Interiores - Microsoft